La altura de la fémina es una referencia esencial

Hoy vamos hablar de las joyas, un artículo que comentan que dura toda la vida, aunque creo que el modelo podría quedarse obsoleto, motivando a el dueño a volver a diseñar la pieza de joyería o incluso poner en venta la gargantilla junto con los aretes que forman el conjunto y volver a adquirir una joya que sea más actual.

La ornamentación no tendría que ser siempre de piedras apreciadas o tal vez metales de elevado precio, también es posible crearse con otro tipo de piedras con un importe bastante más reducido y metales bastante más comunes cuyo valor diremos que es bastante moderado. Las joyas se usan en todos los países del mundo, las mujeres y los hombres engalanan con las alhajas partes de el cuerpo y se interpretaría como un signo de gran poder adquisitivo, o sea llevamos alhajas cuando se trata de alardear de situarnos en un nivel más elevado en nuestra sociedad.

Las alhajas surgen en el mundo desde la aparición de el hombre, inicialmente usaban tabas de los animales cuando querían crear sus brazaletes o incluso colgantes. Después el sistema de fabricación de las joyas evolucionó con las diversas civilizaciones integrando las aleaciones y además minerales apreciados, en la actualidad todo puede valer a la hora de ponernos un ornamento, hoy la oferta de diferentes modelos creados por joyeros diremos que es muy elevada en los diferentes territorios.

Los varones para satisfacer a las mujeres regalan flores ó joyas, la razón de esta decisión sería que a las señoras les encanta que les agasajen con alianzas, pendientes e incluso collares en días singulares. Conforme a lo que comentan en el blog que he leído esta semana, las señoras muy singulares o incluso con un carácter más definido prefieren las piezas de joyería más llamativas por el contrario las féminas que resultan ser más delicadas se decantan por alhajas de tamaños más reducidos y además más discretas. Siempre que pretendemos darle un regalo a una señora lo mejor es enterarse de el temperamento con el fin de satisfacerla. Los profesionales en modas consideran que con anterioridad a regalar una joya deberíamos tener en cuenta las características de la fisonomía de esa mujer, como serán:

La forma de la cara. La cara de una señora resulta ser lo que destacamos primeramente y además debe de haber una relación entre las alhajas que te pones con la forma de tu rostro, pudiendo ser ovalado o cuadrado.

La altura de la fémina, igualmente diremos que es una referencia esencial cuando necesitamos escoger las alhajas, a las mujeres de baja estatura de ningún modo se les aconseja ponerse colgantes apretados al cuello sin embargo las mujeres de gran altura tendrían que ponérselos más sueltos al igual que los aretes.

El tipo de manos, será determinante cuando queremos escoger las alianzas, a las señoras con manos finas e incluso alargadas se les adaptan más las sortijas de mayor grosor, y si sean reducidas y amplias sería preferible llevar alianzas sencillas.

Esta clase de recomendacionesno hay que llevarlas a cabo de forma rígida, la fémina disfruta de libertad de ponerse aquello que le guste como joya, lo primordial es que le quede bien y le convenza la pieza que ha adquirido. En cualquier caso existen alhajas que se adecúan a cualquier tipo de personas.

Cuando queremos estar favorecida no tenemos que llevar alhajas de precios excesivos ni siquiera firmas de lujo, una fémina puede encontrarse deseable con productos de imitación comprados a buenos precios. Lo adecuado sería aportar personalidad a tu fisico asi como complacerte a ti en primer lugar y a los demás seguidamente.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin