Tipos de elevadores y su instalación

La instalación de elevadores puede variar dependiendo del tipo de ascensor que se desee obtener, de antemano podemos decir que no todos son iguales y que no solamente nos referimos a los ascensores verticales. Existen muchos tipos de elevadores y distintas formas de instalarlos, estos son:

  • Salvaescaleras: Son plataformas o sillas que se instalan justo al lado de una escalera y permiten que personas de edad avanzada o con alguna discapacidad puedan subir o bajar tranquilamente, su instalación es sencilla ya que consta únicamente de un motor, poleas y botón de dos direcciones “arriba y abajo” ya que se instala en hogares de apenas 2 y 3 pisos.
  • Ascensores hidráulicos: Son Ascensores de generación antigua que con el tiempo se han ido modernizando al punto de mejorar sus mecanismos, velocidad y funcionalidad, son por mucho los elevadores más interesantes y económicos, además de tener una buena funcionalidad siempre y cuando no se exceda el número de pisos que utiliza.
  • Elevadores verticales: son los más comunes, estos funcionan con cableados especiales y mecanismos, así como electricidad, tiene capacidad para 4 y hasta 12 personas aunque dependiendo de las funcionalidad puede llegar a mover un vehículo. Los ascensores verticales son los más rápidos en la actualidad, aunque hubo un tiempo donde eran los más lentos.
  • Montacargas de construcción: Estos son elevadores exteriores por así decirlo, y son utilizados por los limpiavidrios en rascacielos mayormente, su instalación consiste en una grua de poleas y una cabina con agarraderas, nada más allá de eso.
  • Escaleras eléctricas: Puede sonar un poco desquiciado pero estas también forman parte de la familia de los elevadores, ya que no generan esfuerzo físico a la persona y son impulsadas por cadenas de manera eléctrica, su instalación es a base de motor y mecanismos que se encuentran debajo de sus escalones, bajo movimiento continuo.

Mantenimiento de elevadores

Dependiendo del tipo, un mantenimiento de ascensores  puede ser fácil o un poco complicado, ya que se debe realizar un estudio de condiciones. Lo principal son frenos de emergencia, estos deben  chequearse de manera periódica  cada 3 meses, mientras que el cableado se debe aceitar de forma continua cada 6.

El siguiente paso de mantenimiento de elevadores es la respuesta entre las puertas de cada piso y la de cabina, la sincronía entre las mismas y la rapidez de la compuerta, ya que la misma no puede abrir ni  bruscamente ni muy despacio.

Si el elevador es de tipo hidráulico se deben aceitar los pistones, recordando que son estos mecanismos los que hacen subir y bajar dichos elevadores, seguidores de los tubos de presión, que pueden limpiarse y engrasarse para que la fricción no les genere daños internos.

Para montacargas y escaleras eléctricas, tenemos el mismo funcionamiento de las cadenas y poleas, estas además de aceitarse deben ser sustituidas cada cierto tiempo, pues su funcionamiento no es el mismo y pueden generar accidentes graves que van desde un detenimiento inesperado hasta el punto de quebrarse de manera total.

Consejos a la hora de tratar con elevadores

Conservar un elevador depende tanto de sus usuarios finales como de su mantenimiento, el poder hacer control de los elementos  hace mucho más fácil el cuidado, ya que son estos los primeros indicadores de error; no obstante, los consejos más sencillos son los siguientes:

  • Hacer mantenimientos periódicamente de todo: Poleas, rieles, cabina, electricidad, iluminación, todo lo referente a los componentes que hacen funcionar el elevador deben ser inspeccionados.
  • Tener una persona que  haga todas las operaciones remotas si se trata de un elevador de empresa o de un rascacielos.
  • Sustitución rápida de piezas defectuosas
  • Reforzar los frenos de seguridad
  • Verificar que todas las compuertas sin excepción puedan abrirse y cerrarse de manera coordinada con la puerta principal.

Los elevadores necesitan de constante vigilancia para poder funcionar con completa normalidad, debemos agregar a esto que se deben tener plantas eléctricas de respaldo en caso de que dichos elevadores se queden sin electricidad por algún apagón.

Los elevadores pueden ser muy seguros o muy improbables dependiendo del cuidado que se le haga, un buen uso hace posible que los usuarios puedan sentirse completamente cómodos, una necesidad que de hecho hace posible la popularidad de los gigantes metálicos desde sus inicios.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin